domingo, 23 de octubre de 2016

El miedo al otro. ("Defina "normal").


He visto la película “El contable”, dirigida por Gavin O’Connor y protagonizada por Ben Affleck, con guión de Bill Dubuque.

Mi intención no es escribir una crítica cinematográfica de la película, que algunos catalogarían como “de acción”; asimétrica en su calidad, quizá al pretender realzar aspectos que se suponen más comerciales; sino compartir algunas reflexiones positivas que, como espectadora, me ha sugerido.


El personaje principal (Chris) trabaja en su propia gestoría, una actividad laboral aparentemente normal que coexiste con una segunda vía, más arriesgada y oculta.

Lo excepcional es que se trata de un hombre autista, que ha alcanzado un nivel de socialización bastante alto, con sus rutinas y acentos personales, desconocidos para su cotidianeidad.


El hombre de hoy parte de un adolescente con este trastorno neurológico que convive con su hermano y un padre que, con extrema violencia, trata de inculcar en ambos la autosuficiencia y evitar el papel de víctima de su hijo mayor.

El actor Seth Lee interpreta al joven Chris

La película va desgranando una cierta crítica a los modos de las grandes corporaciones, y avanza con el joven Chris adquiriendo notable destreza en su autocontrol corporal y de interactuación, utilizando su extraordinaria capacidad matemática a servicios que van más allá de la declaración de la Renta; en una mezcla con una autodefensa violenta, imposible en otras circunstancias.

Sólo al final, en rápidas secuencias, conocemos el destino de la mayoría de sus suculentas ganancias con sus actividades extras: una residencia de niños con distinto grado de autismo, y la investigación de este trastorno.

También hay un llamamiento, con estas imágenes de fondo, a no temer a lo diferente. 

Porque detrás de la discriminación, los golpes, el acoso en grupo a niños y adolescentes, está el miedo “al diferente”. Al “otro”.

Sí, somos diferentes, dice la película, pero es sólo que nuestro cerebro funciona de otra manera (en el caso de las personas autistas); y muchos de estos niños no sabe cómo expresar sus pensamientos, su modo de ver el mundo.

No temer a lo diferente. 
Mira.