viernes, 8 de diciembre de 2017

Presentar un ebook (María Ángeles Aparicio).


Presentar un libro electrónico, en principio, creo que tiene sus dificultades, puesto que a menos que se lleven los correspondientes dispositivos, no lo vas a ver ni a tocar.

Puede que precisamente esa aparente dificultad te conecte más con su contenido y también con su autor, que tendrá que enfocar la presentación de un modo en parte diferente a como lo haría con un libro “en papel”.

Esta presentación del primer volumen de “El tridente del poder”, de +Ma.Ángeles Aparicio Bellotuvo lugar en la Biblioteca Pública “Manuel Alvar”, de Madrid, y llegué justo cuando la autora comentaba el núcleo de su novela (el impacto ecológico de la actividad humana, sus consecuencias en el planeta), con una introducción a la Ciencia Ficción y un breve recorrido por las principales revoluciones tecnológicas y sociales de los dos últimos siglos, apoyándose en diapositivas de PowerPoint; desde la industrial de mediados del XIX al momento actual: “estamos casi en la revolución digital.”

Fue el modo de que pisásemos con la autora un terreno común; su desarrollo dejó claro que no se trataba sólo de una creación literaria, sino que detrás había una reflexión y un trabajo importantes.

Realmente, a nadie medianamente informado se le escapan las incertidumbres de casi todo tipo a las que asistimos, a menos de un paso de un nuevo umbral.

En su opinión, la Inteligencia Artifical (IA), aquella que toma sus propias decisiones, estará implantada en el 2030, y tendrá capital importancia “la competencia digital”: actualmente, según sus datos, hasta un 40% de puestos de trabajo no pueden cubrirse.

Considera que en tres o cuatro años estará generalizado el uso de dispositivos basados en la “realidad aumentada” y virtual, cambiando nuestro modo de interactuar con el mundo. “Estamos bombardeados por publicidad subliminal (…) para captar y aumentar [nuestro] consumo.”

María Angeles destacó otros aspectos merecedores de reflexión, como si la IA puede tener emociones o si es posible alcanzar decisiones unánimes a nivel mundial.

La caracterización de los tres personajes principales, tal y como nos los introdujo, no responden a patrones “planos”: sus conductas tienen sentido, se han ido construyendo con sus vivencias, insistiendo en que “sus decisiones tienen consecuencias”. 

La Naturaleza es, sin duda, otro personaje, que habla y se manifiesta a su modo.


Con todos estos elementos, la autora, a quien no conozco personalmente, captó nuestra atención; me transmitió sinceridad y compromiso, tanto con su propio texto como con el contenido. 

Es decir, no se queda en la escritura, en la producción de un libro: realmente hay un motivo poderoso para ella. Su temática (el medio ambiente y las consecuencias sociales de la revolución digital) también nos interesa a un buen número de sus congéneres.

Su presentación combinó con acierto una introducción necesaria a los temas (con los que no todos los lectores están suficientemente familiarizados) con un alto nivel de manejo de información y los resultados de un importante número de horas de trabajo. Logró interesarnos en todos estos debates que recoge en su novela, y que los asistentes participáramos en ellos.


No he leído la novela ni, como he dicho, conozco personalmente a la autora. Pero asistir a su presentación me ha dado la oportunidad de conocer y disfrutar de un modelo, un enfoque, de aplicación a mis propias presentaciones, y me alegra comprobar que la pasión por una temática, el compromiso con nosotros y nuestra escritura y un trabajo exigente es seguro que siempre van a estar detrás de lo que ofrezcamos.

Imagen de cabecera: captura video realizado por @PepaMartorell publicado en Blasting News.
Enlace a "El tridente del poder: La Tierra en peligro", de +Ma.Ángeles Aparicio Bello 


sábado, 25 de noviembre de 2017

El ala que duerme en el tronco




Soportar tu cuerpo sobre mi pecho,
tu cabeza como un ala.

Con los ojos cerrados ver estrellas,
la Osa Mayor y más allá.

Notar tu cansada saliva.

Inerme tú, descansas;
duermes,
y yo soy sólo un árbol, el tronco de un árbol, 
con tu cuerpo en mi pecho.

© Esther González



jueves, 16 de noviembre de 2017

Crees que recordará tu nombre




¿Crees que recordará tu nombre?

El BOE,
las barcas del Retiro aquel febrero,
los desayunos,
cepillarse los dientes;
Dios, los chicos, aquella película
-mitad lobo, mitad hombre;
mitad mujer, mitad halcón-;
el Teatro Lírico Nacional,
mis ojos, [me quieres],
adiós.

Qué habrá sido de ti;
pensarás en mí
o no.

Seguirás siendo perfecta, como aquella canción.

Crees que recordará tu nombre.


© 2015 Esther González
Fotografía: Pepe "Campúa". Estanque de El Retiro, enero de 1952.

lunes, 30 de octubre de 2017

Volver a Lisboa




Algún día volverás a Lisboa
y no irás con la misma chica
ni serán tuyos los mismos amigos.

Y te sentirás idiota
por cuanto hayas hecho hasta entonces.

No creerás a tus recuerdos
ni a las fotografías perdidas
que aparecen.

Y sí, eras tú
pero ya no lo eres
ni quieres ser
el de siempre

Y, sí, la ciudad,
con sus plazas y defensas, y el mar,
y los versos de Sophia de Mello
escritos en el parque,
te preguntan si tú eres tú,
si sabes que has cambiado
y que no quieres ser tú
para siempre.


© 2015 Esther González
"Marzo. Poemas de amor y tiempo" (Amazon)
Fotografía: Jason Briscoe.

martes, 26 de septiembre de 2017

Como piedra desgastada por el agua







Como piedra desgastada por el agua
        yo ardo, fluyo
en cada pensamiento.

Como piedra en medio del río                     
        me desgasto.                                    

Y no importa.

Como piedra en medio del río
        aguanto tu paso

Y no importa.

Porque yo ardo, fluyo
        en cada pensamiento.

Ardo, fluyo
en cada pensamiento que te piensa



Marzo. Poemas de amor y tiempo.”
© 2015 Esther González
Amazongoo.gl/ckHm5u



domingo, 10 de septiembre de 2017

"Marzo", poemas de amor y tiempo.





Besaré tu piel una vez
y sólo miraremos la mar.

Como fantasmas seremos,
gaviotas en la playa.

Caminaremos ya sin luz,
las olas alejándose.


Marzo. Poemas de amor y tiempo.
© 2015 Esther González
Publicado en Amazon: goo.gl/ckHm5u

  


Poemas del amor inventado y del real, del que mal aprendimos y del que creíamos que podía ser.

Del que hemos sentido en su verdadera naturaleza; sin esperar, aceptando, la mano de tierra en la tierra de otra mano, que quiere o no.

Como múltiples puertas en un muro, algunas resultaron ser fantásticas pinturas que no llegaron a secarse; detrás de otras había un buen fuego y lagos tranquilos; otras, nos condujeron a lugares que no conocíamos pero a los que sentíamos que pertenecíamos. Bosques profundos, y pozos que también encontramos en nuestro interior.

Todo somos nosotros.
Nuestra mente, la tierra y lo inasible.




domingo, 18 de junio de 2017

Sobre la misma hierba




Cuando tú olvides,
yo seguiré recordando
aquella esquina,
nuestras manos unidas,
el insulto,
aquella calle
cuesta arriba.

El ropero con todos lo abrigos,
mis llaves
-que no te abrieron-,
el radiador que goteaba,
tu armario ordenado
impecablemente. 

Aquel día al lado del río,
sobre la misma hierba,
el perro que se quemaba con la plancha,
“no pienso en el futuro”,
tanta inteligencia sin usar.

Tus manos en mis bolsillos traseros,
         tu risa,
         tus mensajes,
         -en definitiva-
         tus juegos.

Luego viniste tú.

Como un viento intranquilo,
como una diosa de columnas
de templo perfectas
con voz
que nunca supo mi nombre
ni lo que contenía el nombre.            

(Había una vez un barquito chiquitito,
y el Capitán Tan, el tío Aquiles, y Valentina).
                 
"Bolsillos en las piedras" 
© 2016 Esther González

Pintura de Konstantin Sómov (Lady with the dog relaxing on the lawn).